Adelgazan gasto contra obesidad

Belén Rodríguez / Reforma / Cd. de México, México (24 mayo 2018).- Aunque la recaudación de impuestos por “comida chatarra” va al alza, los recursos para prevenir la obesidad disminuyen.

Entre 2014 y 2017, por el Impuesto Especial a Producción y Servicios (IEPS) aplicable a bebidas azucaradas se recaudaron 100 mil 499 millones de pesos y por alimentos con alta densidad calórica 78 mil 375 millones de pesos.

Y para este año se espera recaudar por ambos impuestos otros 46 mil 546 millones de pesos.

El objetivo de este impuesto es prevenir la obesidad a través de una reducción al consumo de este tipo de productos, medida que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, debería ir acompañada de programas de prevención de obesidad y enfermedades vinculadas a este problema de salud.

Sin embargo, no sólo no se cuenta con medidas que fortalezcan el combate a la obesidad, sino que el presupuesto para el principal programa de prevención ha ido a la baja.

De acuerdo con información publicada por la Secretaría de Hacienda, el presupuesto para el Programa de Prevención y Control de Sobrepeso, Obesidad y Diabetes, considerado uno de los principales planes del Gobierno federal, se redujo 24 por ciento, al pasar de 589 millones de pesos en 2016 a 453 millones de pesos presupuestados para 2017.

Además, según Emanuel Orozco, subdirector de Apoyo Académico del Centro de Investigación del Instituto Nacional de Salud Pública (INSP), otro elemento importante en el combate a la obesidad es el acceso al agua potable y alimentos saludables, situación que muestra un fuerte rezago.

“Si estamos generando medidas fiscales o ambientales deberían estar orientadas a atender un fin específico”, indicó.

En 2018, según indica el Presupuesto de Egresos, este programa contará con 4 por ciento menos recursos que el año anterior, en términos reales.

Este programa no tiene recursos etiquetados por lo que la Secretaría de Hacienda puede disponer de los recursos para cualquier otro fin.

Considerando otros programas del IMSS y del ISSSTE, sólo se habrán destinado 44 mil 520 millones para prevención de la obesidad, una tercera parte de lo recaudado.

Según Orozco, parte del problema en el combate a las enfermedades derivadas del consumo de alimentos con alto contenido calórico está vinculado a que en México el combate a las enfermedades generalmente busca atender los daños y no a prevenir, por lo que se tiende a gastar más en personal médico que en medidas que eviten que la demanda de esos servicios médicos crezcan.
Copyright © Grupo Reforma Servicio Informativo

ESTA NOTA PUEDES ENCONTRARLA EN:
https://www.reforma.com/aplicaciones/articulo/default.aspx?id=1401924
Fecha de publicación: 24 mayo 2018

Comentarios

comments